El coaching puede ayudar a superar los miedos

metodologia de trabajo con los miedos

El coaching puede ayudar a superar los miedos

Uno de los aspectos que se trabajan en cualquier proceso de Coaching es el desbloqueo de los miedos. Hay diferentes formas de ayudar a elaborarlos. En este artículo explico uno de los sistemas que utilizo para ayudar en este proceso y que siento más útil desde mi experiencia acompañando a centenares de personas.

La naturaleza de los miedos es escurridiza y ambigua y una manera de poder desenmascararla es empezando por conocer el carácter de nuestras percepciones.

Debajo de la preocupación subyace un miedo, y debajo del miedo hay un trauma emocional importante.

Como las preocupaciones suelen estar más a la vista, podemos empezar por localizar todo aquello que nos preocupa en la vida o en el momento actual.

Conviene elaborar, registrándolos de forma clara y reflexiva sobre el papel o el ordenador, los siguiente elementos:

Listado de preocupaciones

Observemos y vigilemos la naturaleza de lo que nos preocupa. ¿A qué le estamos dando vueltas habitualmente o de forma recurrente. ¿ Qué es aquello que vuelve y vuelve y no conseguimos apartar de nuestro espacio mental? Por ahí se va muchísima energía vital y mucho tiempo de vida, como ya hemos visto.

A continuación, procede analizar cual es el miedo que se esconde debajo de esa preocupación.

Listado de miedos

Los miedos conviene nombrarlos con claridad, sin ambigüedades: miedo a la soledad, miedo al rechazo, miedo al fracaso etc. Analizarlos y reagruparlos hasta dar con el miedo raíz. Por muchos miedos que aparezcan en la lista, verán que al final, terminan resumiéndose en un único miedo nuclear.

Con esto ya tenemos un 50% del trabajo hecho. Conociendo el miedo raíz, podemos encararlo, sacarlo de la clandestinidad y empezar a trabajar con él.

El miedo, ante todo, crea espacios vacíos de experiencia.

El siguiente paso es no quedarse a merced de las repercusiones que el miedo produce, sino que

Cuando se manifiesta y se reconoce, intentar mantener cierto control para hacerse preguntas y encontrar respuestas. Por ejemplo, registrar este tipo de aspectos :

¿Qué pensamiento o que emoción ha originado este temor? Y discriminar con claridad

¿Cuándo se ha desencadenado este miedo? Estando con alguien en particular o en algún lugar o contexto o por algún comentario o en algún recuerdo entre otros. Siempre conviene rastrear otras situaciones anteriores donde ya nos hemos sentido así y establecer asociaciones, relacionar hechos, buscando el elemento común que tal vez haga referencia a nuestro trauma nuclear.

¿Dónde me golpea este miedo cuando lo siento? ¿En que lugar físico? nudo en la garganta, presión en el pecho, temblor, etc…

Detrás de los miedos existe un trauma nuclear en la historia personal.

En tanto la persona no sintoniza con su trauma nuclear y no se encamina lucidamente a su resolución no es capaz de dar pleno rendimiento de sí misma, de conectarse con su proyecto evolutivo y con sentido de la trascendencia.

Existe mucho trabajo terapéutico, periférico, tangencial, materialista que no consigue encaminar al individuo hacia esa comprensión integradora y multidimensional de si mismo, que ni resuelve ni actualiza lo que este viene arrastrando del pasado y que menos aún promueve la liberación de este lastre. Algunas terapias marean la perdiz en interminables sesiones terapéuticas de años.

Una vez hemos dado con el trauma nuclear viene la tarea de desmontar el ciclo de la preocupación y el miedo.

Esta es la etapa que requiere mas esfuerzo y trabajo por parte de la persona ya que toca recurrir a la voluntad y a la disciplina. La persona debe poner atención a sus pensamientos generadores de miedo y buscar nuevos pensamiento que le ayuden a romper el círculo del miedo o patrón energético.

A partir del momento en que se van cortando los ciclos preocupantes y el esfuerzo se ve sostenido en el tiempo, empiezan a desactivarse las secuencias corticales, pues el encéfalo si no recibe retroalimentación para estos guiones, termina anulándolos por una simple cuestión de economía energética

Cuando la persona resuelve su trauma central, la persona se reconoce en una nueva imagen de sí misma, porque se parece más a sí misma y queda vacunada para siempre contra el pasado patológico. Ésta es la verdadera oportunidad que nos brinda la evolución consciente.

A veces, en las sesiones de Coaching es difícil acceder a estos traumas. Los coachs hemos de ser humildes y buscar si es necesario la colaboración de otros profesionales que puedan ayudar a disolver estos traumas. Muchas veces la respuesta se encuentra en dimensiones más sutiles, en el plano divino.

Mi misión sigue siendo la misma; ayudar a las personas a que sean la mejor versión de sí mismas y esto sucede porque alcanzan cada vez  niveles más altos de consciencia.

Tags:
Mireia Poch
Mireia Poch
mireia@mireiapoch.com

Coaching y mindfulness Solidario para profesionales

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Al continuar navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR