El coaching puede ayudar a desarrollar las competencias clave de la empreneduria

Las Competencias emprendedoras clave

El coaching puede ayudar a desarrollar las competencias clave de la empreneduria

La persona emprendedora se caracteriza por tener un conjunto de competencias profesionales o personales. Aquí tienes una lista con las más importantes y que son base fundamental para el desarrollo de otras.

 

En mi trabajo como coach acompaño a personas que quieren emprender su propio negocio. La pregunta que a menudo me plantean es si tienen las capacidades o competencias personales necesarias para emprender. Por mi experiencia tanto como emprendedora como coach de emprendedores, considero que no hay un “perfil ideal” de persona emprendedora sino mas bien un conjunto de capacidades que tienen distinto peso en función de la etapa de desarrollo del proyecto. A continuación enumero aquellas que  considero más importantes en cuanto son la base del desarrollo de otras:

 

Autoconfianza

La autoconfianza es la capacidad del individuo en creer en sí mimo, y en la posibilidad de conseguir sus metas personales.

La persona emprendedora tiene que tener confianza absoluta en su proyecto y en que está preparada para sacarlo adelante. Va a tener que tomar decisiones y lo tiene que hacer de manera decidida, sin miedo y confiando en sí misma, aunque puedan ser erróneas o el resultado no sea el esperado.La confianza debe extenderse también a las personas que van a formar parte de la empresa. Y es que esta competencia (estrechamente relacionada con la autoestima personal) se relaciona directamente con algunas habilidades de liderazgo como la motivación.

Tolerancia a la frustración

Puede definirse como la capacidad de persistir en la conducta encaminada a obtener un resultado, a pesar de las dificultades o retrasos que hayan de enfrentarse.

Esta es una competencia y cualidad fundamental en la persona emprendedora, porque va a tener que enfrentarse a retrasos, dificultades o imprevistos que le pueden llevar al desengaño y al fracaso. Es normal que no todo salga bien a la primera y tropezar varias veces, pero es necesario saber afrontar los obstáculos que se pueden interponer en el camino y perseverar.

Asunción de riesgos

Supone una predisposición a enfrentarse a situaciones que impliquen incertidumbre o riesgo potencial.

La persona emprendedora va a asumir riesgos, pero éstos deben ser calculados. El proceso de creación de una empresa no se acomete (o, al menos, nunca debería hacerlo) de manera aleatoria. La o el emprendedor ha analizado el entorno, ha diseñado su producto o servicio, ha analizado la viabilidad de su negocio y ha establecido unos resultados previsibles para su actividad. Resultará contraproducente asumir demasiados riesgos si la realidad lo desaconseja, o trabajar en un ambiente de total inseguridad. Por tanto, es necesario calcular los riesgos de cada decisión que se tome y, por supuesto, evitar los que sean innecesarios.

Orientación al logro

Se entiende como la persistencia para conseguir metas y objetivos personales, en este caso, emprender un negocio.

El emprendedor o emprendedora tiene que saber dónde quiere llegar y estar en disposición de realizar todo lo necesario para lograrlo. Por eso, esta capacidad se relaciona con otras como la voluntad de finalizar correctamente las tareas que se comienzan, y con la energía vital y con el entusiasmo, necesarios para conseguir logros de largo recorrido.

Expectativa de control

Se relaciona con la capacidad de la persona para asumir la responsabilidad de sus propias acciones.

En ocasiones, la persona emprendedora puede culpabilizar de sus propias decisiones a otras personas o circunstancias. Esto sucede porque considera que el resultado de sus acciones se debe a la suerte o a causas no relacionadas con su conducta.Pero realmente es necesario que su expectativa de control sea interna y asuma la independencia de sus acciones con respecto al entorno y la relación entre su conducta y el resultado.

Orientación comercial

Tiene que ver con la preferencia por las relaciones interpersonales lo que incluye la capacidad de comunicación y de obtención de la información adecuada para lograr los objetivos que se persiguen, o para la generación de relaciones de colaboración.

La o el emprendedor no actúa aislado: el desarrollo de su proyecto, su puesta en marcha y su crecimiento y éxito van a depender de las relaciones que establezca en diferentes ámbitos, por lo que conviene que tenga facilidad para las relaciones personales, para la comunicación y para la negociación. Por supuesto, debe tener habilidades para la venta y una fuerte orientación al servicio a su cliente.

¿Quieres desarrollar tus competencias personales y profesionales? Te ofrezco mi asesoramiento y coaching personal de forma totalmente altruista. Descubre cómo el coaching solidario te puede ayudar a mejorar en tu carrera.
Solicita más información aquí.

Mireia Poch
Mireia Poch
mireia@mireiapoch.com

Coaching y mindfulness Solidario para profesionales

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Al continuar navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR