Aprender a no hacer nada

Aprender a no hacer nada

¿Si el coaching ayuda a alcanzar nuevas metas ,revisar creencias, ampliar el abánico de  posibilidades y proponer  planes de acción no será paradójico ayudar a aprender a no hacer nada ?

En algunos procesos de coaching me encuentro con personas que manifiestan una gran  necesidad de  estar constantemente en  actividad .Es un nivel tan elevado de actividad que en lugar de proporcionarles  un estado de satisfacción por el trabajo realizado les produce un gran  malestar por no poder  parar  .Es la  dificultad   de no saber estar sin hacer nada y  creo entenderla  porque en algunas épocas yo  también la he experimentado.

Cuando hemos perseguido un objetivo y lo hemos alcanzado podemos sentir el placer y el alivio de haber llegado a una meta .Pero este bienestar podría ser que sólo  dure  un instante porque apenas llegamos a donde uno tanto deseaba llegar parece que estamos obligados a buscar otra meta ,diseñar un nuevo objetivo ,hacernos una nueva promesa para el futuro ,hallar algo que nos instale por un tiempo más en el mundo de los inquietos perseguidores de aquello que nos dará la tan deseada identidad personal. La vida es una sucesión de períodos de actividad y periodos de descanso.Cuando basamos nuestra identidad  exclusivamente en el hacer y descuidamos la dimensión del ser ,entramos en una carrera desenfrenada , en una espiral  de actividad con la que  a  mi modo de ver  intentamos   huir de la angustia de sentirnos vacios por dentro Leyendo el libro Jorge Bucay   “El camino de la espiritualidad” de la Ed .Grijalbo en un viaje en el AVE de Madrid a Barcelona me encuentro casualmente  (¿o será el principio de sincronicidad?) con una propuesta que conecta  con el tema de este post .

Te propongo que de hoy en adelante si es que no lo has practicado todavia encuentres al menos una hora todas las semanas para sentarte en silencio y no hacer nada .No te asustes.Cualquiera puede ,y tú también  estar una hora sin hacer nada .Ni leer ,ni escuchar música ,ni ver una película ,ni escribir en  el.Nada de nada .

Durante los primeros quince minutos te sentirás confundido.Después pueden aparecer la molestia y la inquietud,tendrás ganas de dejar este ejercicio.Si perseveras quizá afloren de tu  interior ,tristeza, desazón y otras cosas más que desagradables, especialmente el autorreproche de estar allí”perdiendo el tiempo” con todo lo que tendrías que estar haciendo.

Si no huyes y sigues allí sin juzgarte ,llegará el momento en que la inquietud desaparecerá y empezará a surgir algo diferente ,quizás algo parecido a la serenidad .Es la serenidad de los que no temen lo que pueden encontrar fuera porque no estan asustados con lo que ven dentro .Son los que aprenden a vivir desde lo que son y no solo desde lo que hacen o lo que tienen .

Quizá suceda que despúes de hacer muchas veces este ejercicio comiences a pasar espontaneaménte más tiempo quieto o en silencio .Cuando se está mas sereno resulta menos necesario llenar la realidad de tanta actividad.

Mireia Poch
Mireia Poch
mireia@mireiapoch.com

Coaching y mindfulness Solidario para profesionales

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Al continuar navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR